Reconocimiento a Arantxa González al mérito escolar 2018.

Fecha: 19-11-2018

Nuestra alumna Arantxa recibío este verano el premio al mérito escolar en Republica Dominicana. Nos sentimos muy orgullosos de ella.
En el colegio Stella Maris le hemos realizado una entrevista para que nos cuente su experiencia.

Pelayo: Bienvenida, Arantxa. ¿Qué tal estás?
Arantxa: Bien, la verdad. Cuando me dijiste lo de la entrevista en clase, al principio, me dio mucha vergüenza. Pero me alegra que me la hagas tú porque ya te conozco de clase.

P: ¿Qué puedes contarme del reconocimiento que te han hecho?
A: El reconocimiento se trata de que todos los años la embajada de República Dominicana en España entregan un premio llamado Premio al Mérito Escolar. En ese premio participan los alumnos entre nueve y diecinueve años que sean de orígenes dominicanos o que hayan nacido en República Dominicana. En mi caso, yo nací aquí, en España, en Almería; pero mi madre es dominicana y toda la familia de mi madre es dominicana. Al tener esas raíces, yo pude participar. Tú presentas tus notas del año pasado, porque aunque me lo hayan dado en 2018 se trata del Premio al Mérito Escolar 2017. Yo estaba en tercero de la ESO. El colegio, la dirección, redacta una carta sobre tu comportamiento cívico y todas tus competencias y la envía a la embajada. Afortunadamente, me escogieron y fue una alegría muy grande. Tras esto vas a Madrid y en la caja del embajador se realiza un acto en el que te dan un diploma y hablan un poco sobre las competencias que tiene cada niño; y, dos semanas después, nos regalaron un viaje a República Dominicana de una semana con todos los gastos pagados, y allí pudimos conocer a personalidades importantes como la primera dama, al alcalde y al ministro de educación, etc. El viaje estaba muy enfocado como visita cultural. Nos llevaron a muchos museos y a descubrir cosas interesantes de turismo para que nos informásemos sobre la cultura y la historia de ese país. Esas personalidades de la política nos motivaban a dar lo mejor de nosotros mismos.

P: Menuda experiencia, ¿no?
A: Fue una experiencia impresionante. Sí, sí. La verdad es que fue una experiencia muy enriquecedora. Primero porque fue el primer viaje que yo hacía sola; sin familiares, quiero decir, y tan lejos en el extranjero. Y luego, todo el ambiente. Me sentí muy acogida. La cultura del país es impresionante, la gente es muy acogedora y la gastronomía es genial. Nos regalaron un portátil y una tablet para abrirnos más puertas a explotar nuestras capacidades. Pero a mí lo que más me gustó fue descubrir el país y conocer lo que está pasando allí a nivel político y social. Estoy en una etapa en la que empiezo a pensar en qué quiero ser de mayor y el abanico de posibilidades es enorme, ¡es muy complicado!. Soy muy joven para tener las cosas claras y esta experiencia me ha dado una perspectiva mayor del mundo. Una experiencia inolvidable.

P: Qué bien, y ¿habías estado antes en República Dominicana?
A: Sí. Había estado ocho veces, pero por periodos de tiempo cortos y cada mucho tiempo. El premio me ha dado la oportunidad de volver a ver a mi familia, que son personas muy importantes para mí.

P: ¿Qué carrera quieres estudiar?
A: Pues me interesa ingeniería informática, pero también estoy estoy pensando en comunicación. (Aunque son diferentes, a mí las ciencias…) Yo soy una persona a la que, en realidad, le gusta aprender. Me gusta la cultura; tengo curiosidad por las cosas. No soy capaz de encasillarme en algo sino que, simplemente, me gusta aprender un poco de todo. Yo, con el tiempo, me he dado cuenta de que ingeniería informática, aparte de que tiene muchas salidas, me parece muy interesante por todo el tema de programar: crear una página web, un programa, etc. Y, por otra parte, la comunicación me interesa porque es como dar un mensaje hacia la gente, transmitir; y eso es algo que también me podría gustar mucho.

P: Parece que te gustan las ciencias y la tecnología.
A: Creo que son el futuro, y son algo con lo que convivimos a diario. Son necesarias para el progreso de la sociedad. Los nuevos inventos acaban haciendo evolucionar nuestra forma de pensar, de ver el mundo. Pero aunque me encantan las ciencias, a mí, en general, me gusta todo; pero las ciencias me hacen sacar lo mejor de mí. Siempre he preferido razonar a memorizar. Cuando tienes que “buscarte la vida” para resolver un problema estás ganando habilidades que te sirven para afrontar problemas de la vida real.

P: ¿De dónde crees que viene tu gusto por las ciencias?
A: Yo creo que de mi madre porque ella estudió ingeniería informática y, además, patronaje para el diseño de moda. El patronaje tiene mucho dibujo técnico. Para mí, mi madre es como una inspiración y un ejemplo de superación. Mis padres siempre han creído en mí y han sabido demostrármelo y cuando he fallado en algo me han ayudado e identificar el problema y resolverlo.

P: ¡Qué claro lo tienes! ¿Cuántos años llevas ya en este centro?
A: Pues desde siempre. Desde los tres años.

P: ¿Crees que te ha aportado algo el centro en estos años?
A: Yo creo que sí; y no lo digo porque me estén haciendo una entrevista y quiera quedar bien. (Rie). El colegio está lleno de grandes profesionales y se nota mucho, conformes vas creciendo, que todo lo que te enseñan, a nivel intelectual y moral, te sirve mucho en la vida. Los profesores, como mi madre, son un apoyo e intentan sacar siempre lo mejor de mí con actividades interesantes. Me he encontrado muchas veces ante situaciones en las que me planteaban un proyecto y pensaba: “Este proyecto no sé cómo lo voy a sacar adelante.” Pero los he conseguido sacar y sientes una gran satisfacción que has evolucionado, eres capaz de más cosas que antes de empezar la actividad. Por otra parte, el ambiente del colegio me ha hecho sentir muy respaldada. Los profesores son una parte muy importante de la vida de las personas. La educación es la base de la sociedad. En el colegio me han dado todas las herramientas para poder pensar por mí misma, para poder analizar las cosas y también, al mismo tiempo, ha sido un equilibrio porque, verdaderamente, los profesores han estado ahí y a la gente que quiere demostrar lo que vale les han dado todas las herramientas para ello pero al mismo tiempo te han exigido. Cuando te dicen: “Yo sé que puedes hacerlos, porque si no no te lo estaría planteando”, con el paso del tiempo agradeces que te educaran de esa manera exigente porque en el futuro lo vas a necesitar.



Volver a noticias

Últimas Noticias