El sueño americano de un almeriense

Fecha: 12-06-2017

Juega de escolta y define su juego como energético. A base de ambición, horas de entrenamiento y coraje, David Hernández de los Ríos se ha convertido en el primer almeriense en conseguir una beca para jugar al baloncesto en Estados Unidos. Recién graduado en el colegio Stella Maris de la capital, comienza ya los preparativos para trasladarse en agosto a estudiar un double Major en Business Administration and Management & Economics en la universidad Missouri Valley College.

¿Cómo empezó todo?

Todo surgió cuando una tarde en Sierra Nevada, mi padre y su amigo Antonio Díaz hablaron de esta opción. Él le contó que trabajaba con una empresa de representación y nos preguntó que si queríamos probar por si sonaba la flauta y me podía ir a Estados Unidos. Hicimos un video con mis mejores partidos, lo enviamos a algunas universidades de Kansas, Florida y… me seleccionaron. Finalmente Missouri Valley College ha sido la elegida.

¿Cuándo comenzaste a jugar?

Llevo siete años jugando. Empecé gracias a Javier Marín, antiguo jugador de baloncesto y entrenador que siempre ha apoyado mucho el deporte en mi colegio, el Stella Maris. Fue él quien vio desde muy pequeño que era más grande que los demás niños en el colegio y pensó que yo no podía jugar al fútbol, que tenía que jugar al baloncesto porque le sacaba dos cabezas a todo el mundo. La verdad es que yo no quería jugar, pero finalmente me convenció y me enseñó desde el principio, dedicándole muchas horas por las tardes hasta que, al final, me enamoré de este deporte.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos?

Los recuerdos más bonitos que tengo de este deporte son sin duda en el patio del Stella Maris. Lo primero que recuerdo es a mi compañero y amigo Javier Marín y a su padre jugando conmigo por las tardes en la pista de baloncesto. Enseñándome cómo jugar, cómo ser agresivo en la pista. Todo empezó aquí. Yo en realidad quería ser jugador de fútbol porque me encantaba, pero cuando vi que el baloncesto se me daba mejor… Mi paso por el colegio ha marcado el camino que ahora voy a iniciar. No tengo ninguna duda. Si no hubiese estado aquí, sólo Dios sabe lo que estaría haciendo ahora.

¿Cómo te dieron la noticia de que te habían concedido la beca?

Todo sucedió en febrero, y la verdad es que fue muy rápido. El vídeo lo mandamos a mediados de enero y pensábamos que tardarían dos meses en contestarnos, pero en menos de un mes me llamaron para preguntarme si estaba dispuesto para firmar. Todo fue muy inesperado, de repente salieron dos ofertas más, pero vimos que la Universidad de Missouri era la que mejor se adaptaba a lo que yo quería. Cuando mi agente me llamó me sorprendí por la rapidez y tan sólo supe decirle que me dejara que me lo pensara unos días porque al día siguiente tenía un examen de literatura y aún no me lo había terminado de estudiar. (Se ríe)

¿Cómo ha reaccionado tu entorno?

Exageradamente. El tema Estados Unidos gusta mucho y la reacción de la gente ha sido espectacular. Todos han reaccionado muy bien.

¿Te ves jugando en la liga profesional?

Ese es mi sueño y mi objetivo. Aunque parezca sorprendente, yo me enteré que existía la NBA hace cuatro años. Mi referente a nivel internacional es Kobe Bryant por esa agresividad que tiene en la pista, esa entrega constante de más de seis horas de entrenamiento diarias y esas ganas de ganarlo todo… yo quiero ser como él. No sólo me gustaría jugar en la NBA, sino competir contra los mejores del mundo y ganar.


Volver a noticias

Últimas Noticias